ebook vs libros impresos

¿Son los e-book readers  aceptables para los amantes de los libros? fue una encuesta que hizo el periódico inglés The Guardian hace unas pocas semanas.  La pesquisa terminó con una respuesta positiva, aunque con escaso margen de diferencia: 56.2% opinó de forma afirmativa, mientras que el  43.8% consideraba  que no.

Pero lo más interesante en esta investigación fueron los comentarios.  Algunos se sintieron incómodos con la pregunta, considerando que no ven cuál pueda ser la contradicción: aman leer, –para lo cual reconocen las ventajas de los e-readers-, y también aman los libros tradicionales. Esto parece coincidir con un reportaje de Newsweek que afirma que sólo el 15% de los que compraron un e-reader no piensa comprar un libro impreso nunca más.  Otros fueron incluso mucho más críticos, considerando la pregunta fullera,  porque parte del principio de que no considera a los ebooks como verdaderos libros.

Entre las acotaciones a favor del e-book reader  se mencionan  la inmediatez, los precios  -de los ebooks, no así de los bookreaders-  y la conveniencia al viajar ya que se puede tener siempre a mano toda la biblioteca personal.

Lo que siguen prefiriendo los libros impresos se quejan de que cuando compran un ebook en realidad no lo poseen. Alegan que no pueden prestarlo ni venderlos. También critican el hecho de  que los ebook readers todavía tienen precios muy altos y aseguran que disfrutan del olor de los libros

Jeff Rose-Martland, autor de Game Misconduct, en un símil poético,  considera que ebooks y libros impresos van a coexistir, de la misma manera que las computadoras no han eliminado a los lápices.  Esta opinión la comparte más de un comentarista. Sin embargo,  lo mismo pudo decirse de los lápices cuando aparecieron las maquinas de escribir.

El pronóstico de otro comentarista fue tan opuesto como radical: En 25 años casi todos los libros impresos habrán sido reemplazados por ebooks. Por lo pronto Eriginal Books LLC, nueva  casa editorial digital  apuesta a los ebooks.