© Marzanna Syncerz

Benno Muller-Hill, un profesor del Departamento de Genética de la Universidad de Colonia, cuenta que cuando estaba en la escuela secundaria, en una mañana durante una excursión, estuvo en una larga cola de casi cuarenta estudiantes. Su profesor de Física había preparado un telescopio para que los alumnos pudieran ver a un planeta y sus lunas. El primero de la fila se paró frente al telescopio. Miró atento, pero cuando el profesor le preguntó si veía algo, el muchacho respondió que no; suponía que su miopía obstaculizaba la visión a través del telescopio. El profesor le enseñó como ajustar el foco, y el joven afirmó aliviado que finalmente podía ver al planeta con sus lunas. Uno tras uno, los escolares se pararon frente al telescopio y afirmaron ver al planeta con sus lunas con diversas expresiones de satisfacción. Casi al final, el penúltimo muchacho miró a través del telescopio y anunció que no podía ver nada.

—Idiota —le gritó el profesor— no has ajustado el lente.

 El estudiante insistió, movió los controles del lente a  un lado y al otro, pero finalmente expresó:

 —Sigo sin poder ver nada. Todo se ve negro.

 El profesor, disgustado, lo apartó con alguna rudeza y miró a través del telescopio. Luego miró con una expresión extraña y, desconcertado, volvió a echar un vistazo en el visor. La tapa del objetivo del telescopio todavía seguía cubriendo el lente. Ninguno de los estudiantes había sido capaz de ver nada.

 La anécdota la narra Benno Muller-Hill en ¨Science, Truth and Other Values¨, en el Quaterly Review of Biology, Septiembre 1993.  Luego la retoma John C. Maxwell, en el 2009 para explicar lo que él define como popular thinking (pensamiento popular).

 Maxwell dice:

Mucha gente busca la seguridad y la tranquilidad en el pensamiento popular. Consideran que si un montón de gente está haciendo algo, entonces debe ser bueno, deben tener razón. Tiene que ser una buena idea.

Muchas personas siguen a otros de manera casi automática. A veces lo hacen porque desean seguir el camino de menor resistencia. Otras veces, por miedo al rechazo. O bien, porque creen que hay sabiduría en hacer lo que todos los demás. Al pensamiento popular le encanta el statu quo. Pone su confianza en la idea del momento.

 Maxwell trae el concepto a colación para criticarlo, porque luego de explicar cuantos errores se han cometido por causa del pensamiento popular, desde poner a los nazis en el poder en Alemania hasta afirmar que la tierra era el centro del universo, afirma:

 El  pensamiento popular trae resultados mediocres. En pocas palabras, pensamiento popular equivale a:

Ser Popular = Ser Promedio = Ser Normal

Pero si usted quiere tener éxito, necesita pensar en qué es lo mejor, no lo que es popular. Desafiar el pensamiento popular requiere la voluntad de ser impopular y salir de la norma.

 Sin comentarios.

Rectifico:  una coda. Las empresas digitales son un mundo de innovación permanente donde el pensamiento popular es una traba a la eficiencia. No hay que temer hacer aquello que nadie a hecho nunca.