Memoria del Silencio, No. 2 en la lista de novelas en español (ebooks) en Amazon

Memoria del Silencio, No. 2 en la lista de novelas en español (ebooks) en Amazon

Memoria del Silencio, la novela de Uva de Aragón se ha mantenido en el segundo lugar de las novelas en español publicadas como libro electrónico en Amazon por 4 días seguidos. El número 1 es para Cervantes, así que no está mal. Amazon hace estas actualizaciones a cada hora, por lo que he estado monitoreando estas listas en varios momentos del día. Los bestsellers de New York Times se publican una vez por semana, pero estamos en la era de la información y todo se acelera.

Los dos libros publicados por Eriginal Books en buen posicionamiento dentro del la tienda Kindle de Amazon

Los dos libros publicados por Eriginal Books en buen posicionamiento dentro del la tienda Kindle de Amazon

Memoria del Silencio es el segundo libro que publica Eriginal Books. El primero fue En la isla de los pregones, mi propia novela, y a partir de la grata recepción que tuvo  decidí crear una casa editorial que ayude a promover a los autores en esa nueva industria del siglo XXI: los libros digitales.

Me hace muy feliz que las dos obras iniciales de Eriginal Books tengan la temática de la Revolución Cubana enfocándose en las consecuencias para la familia cubana de tal evento histórico.

De Memoria del Silencio:

Del próximo año recuerdo el agridulce sabor de ver a mi hijo crecer lejos de su padre y de mi familia. La primera vez que se sentó, el primer diente, sus primeros balbuceos, los primeros pasos fueron todas ocasiones de celebración y lágrimas. La vida se fue haciendo rutina, sólo interrumpida por las noticias de las negociaciones para liberar a los brigadistas, alguna llamada de Ricardo contándome de su vida en Nueva York, y la correspondencia, ya menos frecuente, que nos llegaba de la isla. Las pocas cartas que recibí de Robertico las leía todas las noches antes de dormirme. De casa, era mi madre la que más escribía. Aquellos pliegos de papel aéreo siempre me dejaban la inquietud de que ocultaban algo, pero por más que intentaba leer entre líneas no alcanzaba a precisarlo.

***

Los norteamericanos temían el comienzo de una guerra nuclear. En la escuela de Johnny hasta dieron instrucciones de dónde esconderse. Yo no podía dormir. Temía que cualquier acción de Estados Unidos provocara una represalia contra los presos. También pensaba que si bombardeaban a La Habana algo le podría pasar a mi familia. Tenía unas pesadillas terribles en que veía la isla arrasada, llena de escombros y cenizas. Pero no pasó nada. Los rusos sacaron los misiles en un barco y los cubanos nos quedamos en las mismas.

***

Como en todos los momentos importantes, me dolía la ausencia de los míos. ¿Los míos? Quizás ya sea hora de que comprenda que esta familia reunida acá, de este lado, son los míos. Y sin embargo, me siento incompleta, como si algo me faltara. Siempre soñando con regresar a Cuba, y nuestra vida es ésta. La estamos viviendo sin darnos cuenta, como si estuviera en otra parte

De En la isla de los pregones:

En la primera asamblea pioneril ibas a recitar «Morir por la patria es vivir», un poema que escribiste inspirándote en esa estrofa del Himno Nacional. Recreaste hasta el delirio el honor de morir por la patria y por los ideales. No sólo la propia muerte, sino dar la vida de toda la familia, incluso de los hijos. En aquel tiempo te intrigaba Mariana Grajales, la Madre de la Patria, por su reacción cuando le fue anunciada la muerte de un hijo a manos de los españoles y, sin vacilación, urgió al vástago menor para que fuese rápido a la campiña a liberar el país de la tutela española, o corriera igual suerte. Aunque nunca se lo dijiste a nadie, te parecía monstruoso que una madre mandara al fruto de su vientre a morir. Por eso querías ver el efecto en el público, para saber si alguien más sentía horror o miedo, porque debías estar equivocada: morir por la patria es vivir.

***

Cuando Leticia pudo ver a Julián de visita en la cárcel supo que Perla no había mentido. Sin embargo, nunca reconoció ante la niña haber sido injusta. Es mejor para ella que siga pensando que lo soñó. La detención de Julián provocó severas discusiones entre sus padres. Enrique hablaba de Revolución y sacrificio, mientras la madre argüía acerca de los valores de la familia y la lealtad. Leticia estaba en un dilema: por un lado, no podía abandonar a su hermano y por el otro, podía perjudicar a su hija porque la intolerancia comenzaba a expandirse como densa oscuridad por todo el país.

***

Se realizaron otras propuestas que fueron rechazadas porque el candidato padecía —como si fuera un mal incurable— de diversionismo ideológico, o no mantenía una actitud colectivista y afable con los compañeros, o no era suficientemente combativo, o tenía el defecto de tener un problema religioso, o el demérito de mantener relaciones con los familiares traidores de Miami, o vestía de forma extravagante, o le gustaba escuchar las canciones en inglés, o era hipercrítico y no tenía suficiente confianza en la Revolución, o era apático y no asistía a los trabajos voluntarios.