Un ciervo herido

Un ciervo herido, una de las mejores novelas cubanas

Un ciervo herido  es la mejor novela que se ha escrito sobre las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), llamadas también Gulag tropical.  Críticos y lectores han dicho tanto sobre Un ciervo herido que es difícil escribir algo sin repetirse. 

La novela tiene muchos ángulos para el elogio, uno de ellos es el uso del lenguaje. Un reto que enfrenta cualquier autor que escriba en español es cómo manejar los giros del lenguaje que toma nuestro idioma en cada país de América, incluyendo incluso a los Estados Unidos.  Félix Luis Viera lo hace con una brillantez increíble.   Ningún lector no cubano se sentirá perdido entre sus páginas. Me ha encantado  por ejemplo la manera en que resolvió explicar para el lector no cubano el significado de la palabra singar:

…preguntó de dónde salía la palabra “singar”. El Artista no suele decir palabras palabrotas. Mas, luego de un largo y agudo suspiro, pedagogeó que, si se indagaba en algún diccionario reciente, ya era posible hallar la palabra “singar” con el significado que antes tuvo solamente “cinglar”: hacer avanzar un bote o canoa con un solo remo puesto en la popa. ¿Dice así, “singar”, en un diccionario?, preguntó Guillermo entrecerrando los ojos, mirando a El Artista de medio lado. Exacto, respondió El Artista, pero con ese significado que he dicho: ¿no han visto ustedes, ya sea en la vida real, o en películas, esos botes en donde el barquero va accionado ese remo, que está más bien empotrado en la popa, es decir, en el extremo delantero, y en una posición, digamos, oblicua, medio atravesada? Sí, respondimos. Entonces –continuó El Artista–, habrán visto que tanto el remo, como el remero mismo, se mueven hacia atrás y hacia delante constantemente… ¿Bien?… Pues será por eso, por este movimiento continuo hacia delante, hacia atrás, hacia delante, hacia atrás, creo, que los cubanos, quién sabe cuál, o cuántos, y cuándo, tomaron la palabra “singar” y se la pasaron al coito… Y ya verán…  ya verán… Tal vez yo no esté vivo entonces, pero el día llegará en que los diccionarios acepten “singar” también como eso: el coito, la realización del acto sexual.

El lingüista Humberto López Morales dice que no hay buenas o malas palabras

El lingüista Humberto López Morales, director de la edición del Diccionario de Americanismos, dijo en su presentación en Miami que no hay malas o buenas palabras, sino palabras que se usan en cierto contexto. “Singar” ya está en el Diccionario de Americanismos. Viera ha usado las llamadas “malas palabras” de una manera natural en boca de sus personajes, como por ejemplo la adjetivación  de “culo”, que por cierto también está en el diccionario (en el Real). A lo largo de la novela aparece la compañera del culo inmenso, culo grandísimo, culo terrible, culo aplastante, culo avasallante, culo asesino, culo pulverizante, culo descomunal, culo infinito, culo sinfín, culo bestial, culo abismal, culo estepario, culo exorbitante, culo atronante, espeluznante, culo sísmico, culo trémulo. Pero a pesar de las apariencias la obra no es sobre culos, como dije al principio es acerca de las UMAP, una de las tantas páginas bochornosas que ha vivido Cuba.

De la UMAP no habla el gobierno de Cuba porque quiere olvidar el episodio. Fue uno de los tantos “errores” ya rectificados,  pero tampoco hablan las víctimas que estuvieron allí. Tal vez porque en la memoria colectiva solo queda que fue un lugar donde llevaron a los homosexuales para reeducarlos, aunque no fueron sólo “las locas” como se les llama en Cuba.  En la UMAP hubo religiosos, jóvenes de pelo largo, rockeros  o simplemente “cualquiera que no encarnara el modelo del revolucionario”, según las palabras del Cardenal Ortega que estuvo allí.

Viera también estuvo en la UMAP por lo que esta obra –aunque ficción- tiene por el nivel de detalles cierto sabor de lo testimonial,  pero es sólo un gustillo. Un ciervo herido es por sobre todas las cosas un canto triste  y desgarrador al derecho a la autonomía y a la libertad en una sociedad totalitaria,  como dice el autor en boca de uno de los personajes:  Cada cual debe ser libre de hacer con su alma, cuerpo y culo lo que quiera, ¿no es así?

 Un ciervo herido está en venta en Amazon como libro electrónico y el próximo mes estará distponible también en edición impresa