La Dra. Ortiz en el programa de la Televisión Cubana "Escriba y Lea"

Mis amigos de Facebook Alina y Julio Maidagan, y Armando G. Aguilar me acaban de recordar el nombre de dos históricos programas de la Televisión Cubana Escriba y Lea, y ¿Qué traigo aquí?

En Escriba y Lea la Dra. Ortiz solía empezar: ¿Esta obra literaria fue escrita en nuestra era? Si, ¿En algún momento posterior a la edad antigua? Si ¿Posterior también a la edad media? Si ¿Es una obra que se escribe después de la revolución francesa? Si  ¿Entonces es entre el siglo XIX hasta hoy?  Si. ¿Es una obra del siglo XX? Si ¿Del siglo XX euroasiático? No. ¿Del siglo XX americano? Si. ¿De América Latina? Si ¿Insular? Si ¿Cubana? Si. ¿Esta obra cubana está escrita en prosa? Si ¿Es una novela? No… y así hasta que adivinaban de que trataba.

En ¿Qué traigo aquí? se empezaba con ¿Mineral, Vegetal o Animal?

Traigo la idea de esos programas a la era de la web.2 para adivinar a través de este blog quién es el autor de Poemas engavetados mediante el concurso ¿Quién es este poeta?

La escritora Teresa Dovalpage acaba de ganarse, al menos conmigo, el título de NERD DE LA LITERATURA CUBANA porque en el día de ayer, apenas unas horas más tarde de anunciar este concurso me mandó un email con el nombre del poeta y el título de la obra que había publicado. Le dije que tendría su libro pero que no lo divulgara todavía. ¡Felicidades Terenerd!  Aunque recibirá como premio un ejemplar de Poesía Engavetada, todavía voy a considerar que quedan 10 personas que pueden adivinar.

Concurso ¿Quién es este poeta?

¿Quién es este poeta?

Eriginal Books se siente honrada de publicar Poesía engavetada una recopilación de poemas de 1970 a 1993, que será presentado en Miami el próximo mes de julio.

El autor de Poesía Engavetada  publicó un exitoso libro de poesía en un tiempo en que “todavía se podía decir en Cuba que en la poesía lo mismo cabía la palabra carajo que corazón, sin que un mojigato te saliera al paso”.

Luego vino la debacle y nunca más volvió a publicar. Escribió  durante veinte años solamente para su gaveta.  ¡Así de grande fue la herida que le rompió la vida!

En un momento en que el poeta se sintió viejo mandó a su hija, en un abultado sobre de correos, un amasijo de hojas que ya comenzaban a ponerse amarillas, algunas tan viejas que tuvo que fotocopiar para que no se pulverizaran en sus manos. Ella pasó los poemas  a la computadora, uno por uno, cada noche después de regresar del trabajo, y se los envió de vuelta para que los revisara.  Poco tiempo después  habló a su padre para publicarlos  y éste, luego de pensarlo mucho accedió.

Cuando la hija del poeta me escribió para proponer  que Eriginal Books publicara Poemas Engavetados argumentó: “Pienso que es hora ya de que estos poemas se publiquen; es un deber ético. Cuba necesita de este tipo de publicaciones, necesitamos entender de dónde venimos para saber a dónde vamos”.

Las primeras 10 personas que identifiquen al poeta recibirán un ejemplar de Poesía Engavetada. La selección se hará por la lista de comentarios en esta página y el cierre se hará el 30 de junio. El envío de los libros se hará durante el mes de julio.

Los competidores de este concurso en el proceso de identificar al autor podrán  formular preguntas que sólo requieran respuestas  afirmativas o negativas (Si o No). Por ejemplo ¿El autor es cubano?  Respuesta; Sí. ¿El poeta vive en Cuba actualmente? Respuesta: No.

QUIZÁS SÓLO SE TRATA DE QUE NO SOY POETA

Alguien acaba de decirme que estoy muerto.

Y en realidad, ¿qué soy si no?

si mis versos solo despiertan la callada por respuesta;

si mis sueños, mis esperanzas, mis incertidumbres

         mis dolores, mis alegrías, mi todo

dan vueltas centrífugas y aterradoras solo en mi cabeza

        solo en mis poemas

que duermen un letargo eterno en la gaveta.

        Qué ironía

yo, que tengo tantísima necesidad y delirio de comunicación;

yo, escribiendo en realidad para la gaveta,

creyéndome que escribo para publicar al instante inmediato

        aún con la página caliente.

Creo que sí, en realidad no soy más que un muerto.

¿Qué otra cosa es alguien en quien nadie piensa

        alguien a quien nadie toma en cuenta

        alguien que está completamente solo?

Quizás solo se trata simplemente de que no soy poeta

        sino un iluso, un majadero

        ineficaz, anodino

patético cronista de la temporalidad,

muerto literalmente de pena en vida

entre el silencio impenetrable y la necesidad de comunicación

        con sus contemporáneos.