Esteban Navarro, escritor de la “Generación Kindle” con dos libros en la lista de los top 100.

Esteban Navarro es un escritor galardonado con varios premios, que no tiene un libro en la lista de los más vendidos de Amazon, sino 2: Los Fresones rojos y El buen padre. Esto es todo un record. Es también el “padrino” del bautizo  “Generación Kindle”. En un mensaje Twitter el pasado 11 de febrero propuso el pegajoso nombre que desde entonces se popularizó y creo que perdurará.

Esta entrevista la hicimos hace varios días pero preferí esperar a que Los Fresones rojos llegara a un número redondo en la lista de Amazon y hoy cumple 80 días en los más vendidos. El buen padre lleva 120 días.

A mi Ernesto Navarro me recuerda al escritor John Locke, el primer autor autopublicado que vendió un millón de ebooks en Amazon. ¿Por qué la semejanza? Pues  ambos tienen muchos lectores que aman sus libros y unos pocos que los odian.

Eso me lleva a la pregunta ¿Qué es un buen libro? La pregunta es ambigua, por tanto son admisibles las respuestas imprecisas. En un debate en el website enotes.com lo confirmé. Hubo quien respondió que tenía que ser un libro que no envejeciera, es decir que muchos años después siquiera considerándose bueno. Otros mencionaron que tenía que versar sobre un tema universal o tener varios niveles de lecturas. Algunos afirmaron que debía ser un libro que seis semanas después se recordara con nostalgia. Pero muchos de los participantes sólo mencionaron los libros que ellos consideraban que eran buenos,  y ahí precisamente está el meollo del asunto.  I. Williams, que se identifica como educador y editor, afirmó en ese debate:

“Un  buen libro es diferente para cada persona. Lo que una persona considera bueno no puede tener ningún interés para otra. En la cultura actual, es fácil ir online y encontrar una crítica de un libro con ambos puntos de vista: es bueno para unos y es malo para otros. Cada individuo tiene que determinar si el libro es bueno o no con su propio criterio. Mis gustos de lectura son muy diferentes a los de mi esposa, ¿eso quiere decir que sus libros son malos? ¡Si es así yo no voy a ser el que se lo diga!”.

Aristóteles nos enseñó que el plot  (trama) lo es todo. Pero entonces llegó Lajos Egri con The Art of Dramatic Writing, y nos dice lo contrario. Según Egri, personajes bien definidos impulsarán la trama  por sí mismos, y por lo tanto son ellos, el germen esencial de una historia bien diseñada.  Y Esteban Navarro tiene el don de crear buenos personajes. De ahí que me sorprendió su respuesta.   Léanlo ustedes mismos.

Esteban Navarro tiene cinco libros publicados en Amazon

¿Qué es para ti escribir?

Es una liberación interior de poder crear. Como dijo Ana María Matute: “El que no inventa no vive”.

Tienes cinco libros publicados ¿Todos son policiacos?

No todos; aunque sí la mayoría.

¿Por qué ese género?

Porque lo domino, o eso creo, tengo mucha relación con la policía y pienso que es un género que ofrece posibilidades al escritor y que tiene muchos seguidores.

¿Cuál piensas que es tu libro más logrado?

El último, como se suele decir. En este caso “los ojos del escritor”. Sigue siendo una novela policiaca, pero mezcla otros géneros literarios, como pueden ser novela romántica o sobrenatural.

¿Es el que más has vendido?

No, hasta la fecha el que más éxito de ventas ha tenido son “los fresones rojos”, seguido muy de cerca por “el buen padre”.

¿Por qué piensas que ése es el más exitoso?

Puede ser debido a un efecto llamada, al ser una continuación del mismo protagonista de “el buen padre”, que gustó mucho. O incluso la portada, ya que muchos lectores me han dicho que les encanta la espalda de la chica de los fresones.

¿El policía nacional Moisés Guzmán está inspirado en alguna persona real?

Moisés Guzmán es un “Frankenstein” literario.  He cogido un poco de varios policías que conozco.

¿Piensas seguir escribiendo con el policía Moisés Guzmán?

No lo tengo pensado entre mis proyectos más inminentes; aunque no lo descarto.

¿Cómo es el proceso de creación y edición? ¿Escribes todos los días? ¿Cuántos borradores haces? ¿En qué momento lo das a leer a amigos?

Al igual que Saramago, suelo escribir un promedio de ocho o diez páginas diarias. Comienzo creando una estructura de la novela, algo así como la carcasa de un edificio, y luego voy rellenando la historia, siguiendo la comparación: pongo el suelo, pinto las paredes, adorno las habitaciones. Mi única lectora/correctora es mi mujer, que se lee todas mis novelas y añade su opinión y me dice qué pondría o qué quitaría.

¿Y le haces caso a todos los consejos de tu mujer? ¿Qué pasa si hay  alguna crítica o consejo que no te convence del todo?

Si en algo no coincidimos, nos sentamos y lo discutimos. Ella me da su parecer y lo aplico al borrador de la novela. Mi mujer lee mucho y lo que busco es la opinión de una lectora consumada, algo así como el efecto que le produce leer la novela.

Si hay alguna crítica la acepto, yo soy muy tolerante con las críticas y las aprovecho para mejorar el libro en curso o en cualquier caso para mejorar los siguientes libros.

¿Y las portadas? ¿Quién las diseña?

Las portadas las hago yo, excepto la del buen padre que la creó un diseñador gráfico contratado por los organizadores del concurso literario donde fue premiada la novela.

¿Qué ha sido lo más difícil en todo el proceso?

Me cuesta mucho ahondar en los personajes, no solamente hacerles hablar, sino transmitir lo que piensan, cómo son por dentro y hacer que enfatice el lector con ellos.

¿Y lo más fácil?

Me encanta crear universos literarios, escenarios, ciudades con sus calles, mundos donde se desarrolla la trama. Disfruto con ello.

Fuiste un promotor del bautizo “generación kindle”. ¿Qué ventajas ves a la posibilidad de publicar de manera independiente en Amazon?

Muchas. La distribución es a nivel mundial y los costos de publicación son bajos.

¿Alguna desventaja?

De momento no hay una oferta tan amplia como en el caso de los libros impresos.

¿Qué has hecho para promover tus libros? ¿Qué acciones son las que han dado más resultados?

Ha sido determinante el uso de las redes sociales y el boca-oreja entre los internautas y usuarios de las redes y los blogs. Creo que Facebook y Twitter son los que más han fomentado la descarga de mis libros.

Y ¿cómo te sientes luego de tener tus libros entre los bestsellers de Amazon?

Como en un sueño del que no quisiera despertar. Aún no me he hecho a la idea.

¿Qué consejos das a un autor novel que quiera publicar en Amazon?

Que no se lo piense dos veces y que ponga a circular sus novelas enseguida. Hay millones de lectores ahí afuera esperando para leer lo que tiene que contar.

Gracias a Esteban por esta entrevista y espero que no abandone a Moisés Guzmán.

Página del escritor de Esteban Navarro