El lector habituado a  relatos intimistas de corte psicológico va a disfrutar la lectura de “Obsesión: Relatos entre el miedo y el odio” de Antonio Lagares, aunque sentirá auténtica intranquilidad cuando se adentre en la lectura. ¡Así  de fuertes son los personajes!

En ocasiones la trama se desenvuelve  fragmentada hasta que al final se tiene la visión completa, a veces con un final inesperado. Otros relatos son como abrir  una Matrioska, una a una, hasta saber de qué trata la historia.

El autor construye un mundo tortuoso y alucinante donde trata de explicar los porqués de hechos inauditos que uno lee en la prensa roja cada día. Hace pocos días corrió la noticia de un espeluznante crimen ocurrido en Miami cuando un hombre desnudo comía a otro, también desnudo y en estado moribundo, a quien arrancaba la carne de su cara a mordiscos. Al mismo tiempo un pie humano y una mano fueron descubiertos dentro de paquetes postales, uno en la sede del partido Conservador, en el poder en Ottawa, y el otro en la del opositor partido Liberal.

En los relatos de Lagares no hay un caníbal pero sí un descuartizador, y también violadores, asesinos profesionales y ocasionales, sádicos, suicidas y simples desequilibrados mentales. Pero no hay un regodeo en la violencia. Las acciones se desenvuelven lentamente, a veces apenas hay acción. Lagares da un mayor énfasis a los diferentes puntos de vista: el del victimario y el de la víctima.  Pero los límites de la cordura y la locura no están claramente definidos. Son oscuros y difusos.

En uno de los relatos hay  un refinado humor (El Paseo). En otros (El despertar, El inquilino y Los Miedos del Alma) los elementos fantásticos son usados en una justa dosis que no nos aleja del mundo oscuro creado por el autor.  Una historia de amor (La promesa), otra de desamor (El aniversario).  Cada lector encontrará sus relatos predilectos de acuerdo a sus gustos.

Mis favoritos: Los miedos del alma, Secuelas, El aniversario y El aprendiz del olvido. En estos dos últimos Lagares hace gala en todo su esplendor de sus dones narrativas.

Mosaico de almas rotas

De Jesuo, un comentarista de Amazon:

“Obsesión”, trata de las obsesiones de diversa índole de una serie de personajes que tienen dañada su mente, o su alma, según se mire. El mérito de este libro es que nos introduce dentro de la mente de una serie de personajes que vive en su mundo particular y que sufre el trauma de enfrentarse al del resto de las personas. Como Martín y su diálogo final con su hermano Pedro.

Pero no todas las historias son desagradables. Entre este rosario de penas, aparece la galante y amable relación de un abuelo con la hija de su nieta. Es mi cuento favorito de esta colección. Tampoco está mal “El Paseo”, que Antonio ya había publicado en su muro de Facebook.  “El espejo” nos refleja la rebeldía final del cordero, y “El ángel de la guarda” es una historia tierna con varias vertientes. “No pensaba en la vida, no la juzgaba y era feliz así, su única preocupación consistía en averiguar el nombre de su ángel de la guarda. Nada más”. Y sin embargo es una historia triste, muy triste. Absurda, en cambio es la relación “El desertar”, que nos presenta las fuerzas sobrenaturales más temibles.

“El día libre” no nos presenta nada sobrenatural, por desgracia, sino algo demasiado natural y recurrente. Quizá explica la reacción de “El espejo”, detrás del cual debería de ir para formar un conjunto. “El aniversario”, “Deseos de venganza” y “Secuelas” nos muestra lo que ocurre cuando la mente usurpa el lugar de la realidad, en diversos sabores. El cuento final “El aprendiz de olvido”, nos narra hasta dónde nos pueden llevar nuestras frustraciones, sobre todo cuando son culpa únicamente de nosotros.

Este libro es como un indicador, una señal de alarma sobre los diversos estados del alma, no sólo de la de los demás, si no somos cuidadosos. Porque todos tenemos un mundo interior que tenemos que cultivar, pero del que tenemos que guardarnos también, por nuestro bienestar y del de los demás. Por eso me parece un libro de lectura imprescindible. Está bien escrito, con una forma de narrar elegante y acertada en la expresión, como se puede deducir de esta cita con que acabo mi crítica:

“Para saber morir hay que excavar en las miserias del subconsciente, en los excrementos del alma, y derribar sin trauma el puente de unión con lo terrenal, como hacen los dioses que se disfrazan para el carnaval de la vida” (posición 181, página 30).

OFERTA EN AMAZON


Por cinco días se podrá descargar gratuitamente cuatro relatos de “Obsesión”

Amazon España

Amazon com