Antonio Jareño el lector ocasional, aquel que se reserva ratos de su ocio para leer tres o cuatro libros al año. . Ese lector que espera disfrutar con la lectura, quedarse atrapado por el libro y terminarlo con la satisfacción de que el tiempo empleado en él ha merecido la pena.

La búsqueda de la inmortalidad ha sido un sueño que  ha fascinado a los seres humanos desde siempre,  y han perseguido esa quimera a costo de lo que sea. Ése es el tema central de la novela No todos moriréis de Antonio Jareño, uno de los tantos escritores que está en la pesquisa de otro sueño: publicar, y sobre todo ser leído, acciones que a veces se confunde. Amazon le dio la oportunidad a Antonio y ya  No todos moriréis despunta hoy en los top 100, al menos por unas horas – Amazon actualiza sus listas a cada hora.

En realidad son las recomendaciones de los lectores los que están haciendo que el sueño de Antonio Jareño se lleve a la realidad.  Varios lectores la han catalogado con cinco estrellas.

Antonio Jareño ha querido compartir esta experiencia con los lectores de Eriginal.

“Fantástica”, “Impactante”, “Engancha desde las primeras páginas” son algunos de los comentarios de los lectores.

¿Por qué alguien con una larga carrera como profesor de filosofía decide dedicarse a escribir?

Desde pequeño, a mí siempre me ha gustado mucho leer. Al contrario que la televisión y el callejeo, leer era un placer permitido y alentado por padres y profesores, así que aproveché para estar todo el tiempo que podía delante de un libro. Ya de mayor, llegó un momento en que me planteé si yo podría también crear mis propias historias. Dado que, como profesor, mi trabajo consiste en “entretener” de alguna manera a los alumnos mientras a la vez los vas instruyendo, decidí intentarlo. Con los primeros relatos cortos gané algunos premios en concursos, y alentado por esos pequeños éxitos, decidí dar el salto a la novela.

En tu novela dices: “La cantidad de cosas que jamás alcanzaremos es infinita; vivir lamentándose por ello es lo que impide ser feliz a los tontos”. ¿Qué te gustaría alcanzar en la vida?

Aunque eso lo dice un personaje, estoy de acuerdo con él en que todos tenemos muchos planes sobre nuestra vida, que las circunstancias o nuestra propia incapacidad terminan frustrando. Dar vueltas a nuestros fracasos, si no es para aprender de ellos, nos amarga la vida. Personalmente, junto a los grandes objetivos vitales y espirituales  están los pequeños objetivos cotidianos de los que los otros se alimentan: ese difícil equilibrio entre el altruismo y el egoísmo, entre hacer cosas por los demás y trabajar por tu propia felicidad.

En la entrevista para Onda Radial Murcia dijiste: “Uno empieza a escribir pensando en los lectores” ¿en qué tipo de lector pensaste al escribir?

Aunque supongo que cualquier escritor desea que su público sea lo más amplio posible, mi novela está escrita pensando sobre todo en el lector ocasional, aquel que se reserva ratos de su ocio para leer tres o cuatro libros al año. Ese lector que espera disfrutar con la lectura, quedarse atrapado por el libro y terminarlo con la satisfacción de que el tiempo empleado en él ha merecido la pena. Porque es un tiempo que podía haber dedicado al cine, al ordenador, a la televisión, a salir con los amigos…

¿Sabes si se está cumpliendo esa planificación?

Los comienzos, y más siendo un libro publicado digitalmente, dependen mucho de que los lectores compartan entre ellos la experiencia de la lectura. Al no disponer de la capacidad publicitaria de una gran editorial, son los lectores y sus comentarios los que “venden” el libro. Y hasta ahora, desde luego, esos comentarios están siendo positivos y entusiastas.

¿Qué ha sido lo más difícil de todo el proceso?

Nada más terminar de escribir la novela, me puse a buscar agente. Al poco tiempo la encontré, firmamos el contrato, y fue muy optimista sobre la salida de la novela. Pero el tiempo fue pasando y las editoriales no se atrevían a publicar la primera novela de un autor desconocido. Así que, de alguna manera, decidimos pasar al plan B: Amazon, que llevaba varios meses en España y había sido plataforma de lanzamiento de varios escritores noveles. Para mí, desde luego, lo más difícil ha sido poner en marcha toda esta “campaña publicitaria personal” en torno a la novela: emails a los amigos de las redes sociales, realización de la web www.antoniojareno.com y de la página del libro en Facebook, presencia en Twitter, contactar con los blogs de reseñas, etc. etc. Aunque también he podido comprobar en directo que la gente suele ser generosa: comparten tus enlaces en sus muros, dejan comentarios en Amazon… Ese es uno de los aspectos más positivos de la campaña.

¿Y lo más fácil?

Sin duda lo más fácil de todo ha sido el proceso de documentación, porque durante esa investigación aprendí mucho y disfruté descubriendo muchas cosas. De hecho, el propio proceso de documentación y lo que fui hallando darían para escribir otra novela. Incluso hay muchas cosas que se han tenido que quedar fuera de ella, por exigencias de la fluidez narrativa.

Tengo entendido que estuviste cerca de dos años investigando para la novela ¿empezaste a escribir luego de esa etapa de investigación o fue un proceso paralelo investigación-escritura?

Fue un proceso paralelo. Los descubrimientos de la investigación iban guiando el desarrollo de la trama, pero también había momentos en que para continuar escribiendo necesitaba documentarme sobre temas concretos.

Pero cuando decidiste que ibas a escribir un libro ¿cuáles fueron los primeros pasos? ¿Tenías de antemano la línea argumental antes de empezar la investigación?

Al comenzar tenía claro únicamente el conflicto central de la novela, la búsqueda de la inmortalidad. Según iba documentándome y escribiendo fueron apareciendo situaciones, personajes, etc. que yo iba ordenando y colocando dentro de las tramas para mantener continuamente la intriga.

Google Maps ayudó al autor a recrear las escenas en Berlín. En la foto el restaurante Florian que se cita en la novela.

¿La investigación incluyó el estudio de las ciudades dónde se desarrolla la historia o has visitado Berlín?, pareciera que lo conoces como la palma de tu mano.

Como mi presupuesto para viajes es bastante limitado, debo agradecer a Google Street View el conocimiento virtual detallado de muchos sitios donde se desarrolla la historia. De todas formas, en Berlín he estado en diversas ocasiones, dado que un hermano mío es sacerdote en una parroquia berlinesa.

¿Qué han dicho los murcianos de No todos moriréis en la que parte importante de la trama se desarrolla en Murcia?

A los murcianos que la han leído, el sabor local les ha servido para hacerles más cercana una trama internacional, darle más verosimilitud.

Dijiste también a Onda Radial Murcia que durante el proceso de documentación fueron saliendo personajes. ¿Cuáles personajes surgieron al principio y cuáles después?

Los personajes originales eran el padre Alonso, Andrés, Magnus Ingaldsen y Goran. En Berlín apareció la doctora Marco, y más tarde se incorporó a la trama Augustus Salmi, el detective. Ninguno de los dos estaba en la idea original, aparecieron allí cuando se los necesitaba.

¿Por qué tu página en Facebook se llama Magnus Indaldsen?

La primera vez que me di de alta en Facebook, como no conocía las redes sociales, decidí utilizar un seudónimo. Y fue preciamente Magnus Ingaldsen, que era el nombre que me rondaba para el personaje de la novela que aún no había empezado a escribir. Luego vi la conveniencia de usar mi verdadero nombre, pero todavía hay mucha gente que me conoce como Magnus.

Conversé con Les Quintero, la primera persona “de fuera” que leyó No todos moriréis, ¿por qué Les Quintero?

Escribí en Facebook solicitando algún lector “objetivo” para la primera parte de mi novela, que me pudiera decir si enganchaba o no, y me diera una impresión general. Hasta entonces, todos los comentarios habían venido de amigos y familiares, y yo no les daba valor como representantes del “lector medio”, claro. Les se ofreció, y me dijo que me iba a hacer una crítica “dura”, si eso no me molestaba. Como eso era justo lo que yo estaba buscando, le pasé el libro. Y junto a una serie de correcciones y críticas muy acertadas, que incorporé casi en su totalidad en la versión definitiva, también me dijo que el libro le había gustado mucho y no había podido parar de leer, ni incluso para hacer correcciones. Fue una muestra de generosidad enorme, a la que estoy muy agradecido.

“Blanca Miosi es un referente para todos los escritores que hemos dado el salto a Amazon, y siempre está dispuesta a echar una mano a los que estamos aprendiendo” opina Antonio Jareño

Otro de los agradecimientos es a la escritora Blanca Miosi, quien te sugirió algunos cambios y correcciones estilísticas ¿recuerdas alguna de sus sugerencias?

Blanca también ha sido una persona que me ha ayudado mucho, con la lectura del manuscrito final. Aunque por la premura de tiempo algunas de sus sugerencias no he podido llevarlas a la práctica, sí que hay muchos detalles (cambios en la persona del narrador, frases confusas, repeticiones, etc.) en que su ayuda ha sido muy valiosa. Blanca Miosi es un referente para todos los escritores que hemos dado el salto a Amazon, y siempre está dispuesta a echar una mano a los que estamos aprendiendo.

¿Cuál es el nuevo proyecto? (Espero que retomes a algunos de los personajes ¿lo harás?)

Mi segunda novela, sobre la que ya estoy trabajando en el proceso de documentación, va a ser una especie de “thriller ecológico”. Aunque todavía no están delineados los personajes, posiblemente vuelva a aparecer en ella Augustus Salmi, el detective de “No todos moriréis”, por su polivalencia para resolver todo tipo de misterios. Aunque hasta que no me ponga a escribir, quizá sea pronto para decidir sobre eso.

Muchísimas gracias, Marlene, por contar conmigo para esta entrevista. Un saludo para los lectores de tu blog.

Gracias por tu tiempo, Antonio

No todos moriréis de venta en Amazon y en Amazon España