En-un-lugar-de-la-Mancha

Hay un editor en New York a quien respeto mucho por su olfato para detectar una obra con potencial de ventas que desconfía de los libros que empiecen con una larga descripción.  Lo cierto es que el comienzo de un libro tiene especial  importancia para atrapar  la atención del lector.

El primer párrafo debe decirle al lector que esperar del libro en términos de lenguaje, trama y personajes.  Puede ser poético o abrupto, pero debe ser  irresistible. Debe lograr que si alguien en una librería abre la primera página y lo lee, quiera sentarse inmediatamente en el medio del pasillo y siguir leyendo, o si está comprando online, que no dude en dirigir el mouse a   “Buy with 1-click” o “Comprar ya en 1-clic”.

Amazon permite leer gratuitamente el 10% del libro electrónico. Si eres un autor novel es un factor decisivo que en ese 10% hayas logrado enganchar al lector en la historia.Hay que aprovechar ese 10% de manera magistral.

American Book Review, una revista publicada por la Universidad de Illinois, seleccionó las mejores 100 oraciones de novelas. No coincido con toda la lista, faltan ejemplos de literatura hispana, pero creo que merece echarle un vistazo.

Aquí algunos de mis favoritos inicios (no todos):

Historia de dos ciudades. Charles Dickens

It was the best of times, it was the worst of times, it was the age of wisdom, it was the age of foolishness, it was the epoch of belief, it was the epoch of incredulity, it was the season of Light, it was the season of Darkness, it was the spring of hope, it was the winter of despair. We had everything before us, we had nothing before us, we were all going direct to Heaven, we were all going direct the other way.

Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada; caminábamos en derechura al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto.

Las aventuras de Huckleberry Finn. Mark Twain

You don’t know about me without you have read a book by the name of The Adventures of Tom Sawyer; but that ain’t no matter. That book was made by Mr. Mark Twain, and he told the truth, mainly.

No sabréis quién soy yo si no habéis leído un libro titulado Las aventuras de Tom Sawyer, pero no importa. Ese libro lo escribió el señor Mark Twain y contó la verdad, casi siempre. Algunas cosas las exageró, pero casi siempre dijo la verdad.

Brighton Rock,  Graham Greene

 Hale knew, before he had been in Brighton three hours,  that they meant to murder him.

Hale sabía, antes de haber estado tres horas en Brighton, que querían asesinarlo.

American Tabloid  James Ellroy

America was never innocent.

Estados Unidos nunca fue inocente

The Stranger  El extraño. Albert Camus

Mother died today. Or maybe yesterday, I don’t know

Mi madre murió hoy. O tal vez ayer, no sé.

Lolita  Vladimir Nabokov

Lolita, light of my life, fire of my loins. My sin, my soul. Lo-lee-ta: the tip of the tongue taking a trip of three steps down the palate to tap, at three, on the teeth. Lo. Lee. Ta.

Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo.Li.Ta.

The Witches –  Las brujas. Ronald Dahl

In fairy-tales, witches always wear silly black hats and black coats, and they ride on broomsticks. But this is not a fairy-tale. This is about REAL WITCHES.

En los cuentos de hadas, las brujas siempre llevan tontos sombreros negros y abrigos negros, y montan en escobas. Pero esto no es un cuento de hadas. Se trata de VERDADERAS BRUJAS.

Fahrenheit 451. Ray Bradbury

It was a pleasure to burn.

Una de mis favoritas entre las favoritas. La traducción de esta oración no tiene la misma fuerza en español.

Era un placer quemar.

Notes from UndergroundMemorias del subsuelo  Fyodor Dostoevsky

Soy un enfermo… Soy un malvado. Soy un hombre desagradable. Creo que  padezco del hígado. Pero no sé absolutamente nada de mi enfermedad. Ni  siquiera puedo decir con certeza dónde me duele.

La Metamorfosis Franz Kafka

Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto.

Cien años de soledad. Gabriel García Marquez

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.

De los autores Kindies (Kindle-Indies).

Un ciervo herido. Félix Luis Viera

Los pusieron de espaldas, bien pegado, contra los alambres de la cerca. Pégate, arrecuéstate bien, cabrón, le dijo un sargento.

La prisión de Black Rock Fernando Trujillo Sanz y César García

A Kevin se le cayeron los ojos al suelo. Uno de ellos le rebotó en la pierna y fue a parar debajo de un mueble; el otro se estrelló justo delante de él y no pudo evitar pisarlo.

Historia de un crimen perfecto. Mikel Santiago

Me llamo Eric Rot y escribo estas últimas líneas de mi vida para confesarme: soy un asesino.

La interpretadora de sueños. Rafael R. Costa

Contaban los habitantes de Praga que algunos locos habían llegado a cobrar hasta dos coronas por un hígado de cisne.

Bajo los tilos. María José Moreno

En la vida y en la muerte todo tiene un porqué, al menos eso pensaba hasta hace una semana.

El final del ave fénix. Marta Querol

Otra noche más. Tal vez fuera la última.

El amor huele a café. Nieves García Bautista

“El corazón de tu padre te cambiará la vida, niña”. El augurio de pacotilla de aquella charlatana se le había metido en la cabeza y no conseguía zafarse de él. Fue lo último que dijo la gitana y ya no quiso saber más.

Espía de Dios. Juan Gómez Jurado

El padre Selznick despertó en mitad de la noche con un cuchillo de pescado en la garganta.

El manuscrito de Avicena: Ezequiel Teodoro

Trece muyahidines afganos escoltaban a Osama Bin Laden y Aymán Al-Zawahiri a través de un laberinto de cuevas.

Juegos prohibidos, Judith Morales Montes de Oca

Yo era una muchacha ingenua. Tenía, como todas las muchachas ingenuas, los ojos y cabellos claros, el cutis terso, el talle breve y el himen impenetrado.

Cuando las vacas salen de paseo. 33 cuentos descabellados, ingeniosos y provocativos. Maritza Soler

Del cuento Atravesando la ciudad

Aún tibia, húmeda y tropezando con su propio cordón umbilical, logró llegar hasta la esquina y montarse en el asiento trasero de un taxi.

Del cuento Aunque vosotros no lo creáis

Él cree, ellos creen, nosotros creemos, pero es probable que vosotros no creáis cuando se diga érase una vez un ser que nació en el cuerpo equivocado.

El talentoso Demetri, Elena Blanco Moleon

Demetri es un dragón grande con un pequeño problema. No podía volar como todos los otros dragones, por mucho que lo intentara. Sus alas eran demasiado pequeñas.

Y este último sigue siendo un clásico de todos los tiempos:

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.