Escribir erótica fue un reto, afirma Maribel Pont, autora del bes seller "El secreto de lo prohibido".

Escribir erótica fue un reto, afirma Maribel Pont, autora del bes seller “El secreto de lo prohibido”.

Escribir escenas eróticas  es como “jugar a las siete y media, el juego de naipes: si te quedas corto pierdes y si te pasas pierdes también” afirmó Arturo Pérez Reverte, escritor, periodista y miembro de la Real Academia de la Lengua Española cuando le preguntaron acerca de las escenas eróticas en su última novela El tango de la Guardia Vieja.

Es difícil escribir ficción erótica porque el erotismo como experiencia humana tiene una interpretación personal de acuerdo a preferencias sexuales, género y bagaje cultural. Lo que puede resultar excitante para unos puede ser considerado soez para otros.

A mí personalmente me aburren la mayoría de las novelas eróticas porque no tienen argumento. Por lo general  no son más que descripciones —más o menos felices— de escenas sexuales. Por eso quedé gratamente sorprendida con la novela El secreto de lo prohibido de Maribel Pont. Y no es que falten las  descripciones de escenas eróticas totalmente explícitas en El secreto de lo prohibido, es que había algo más: una mezcla de refinado humor y análisis psicológico de la aproximación al sexo en mujeres y hombres.

Quise saber más y Maribel Pont fue muy amable al contestar varias preguntas para Eriginal Books.

Tienes cuatro libros publicados ¿todos son del género erótico?

MP: No, ¡a cada cual más diferente! Empecé escribiendo novela negra, luego infantil, chick-lit y finalmente cedí al erotismo como quien no quiere la cosa.

¿Cómo ha sido el salto de la literatura infantil a la literatura erótica?

MP: Fácil, escribir literatura infantil ha sido una pausa entre varios proyectos que tenía en mente. Lo hice con la intención de inculcar el hábito de lectura a mi hijo, y plasmar unos valores humanos a través de personajes cercanos a los niños. De hecho tengo tres cuentos ilustrados aún sin publicar.

¿Por qué el cambio?

MP: Escribir erótica fue un reto. He leído sobre el género y al toparme con escenas excesivamente abruptas  de lenguaje vulgar, pensaba que esos libros iban dirigidos al sexo masculino. En cambio surgió “El libro del que hablan todas las mujeres” y como erótica vale, pero de surrealista se pasaba tres pueblos. Entonces dije: voy a intentarlo.

¿Qué es lo más difícil de escribir erotismo?

MP: Para mí crear escenas naturales, con diálogos creíbles. Implicar el morbo en el lenguaje literario no es fácil si quieres huir de vulgarismos, sobre todo al referirnos a la expresión del cuerpo humano.

¿Y lo más fácil?

Crear personajes. Me divertí mucho con Verónica, y diseñar personajes como Alfredo y Daniel fue como visualizar la vida misma.

¿Hay algunas lectoras que te escriben de manera privada?

MP: ¡No te imaginas cuántas! He recibido mensajes de todo el mundo, todos positivos. La primera preocupación es informarse de cuándo saldrá la segunda parte jaja.

¿Tienes lectores masculinos?

MP: Sí, bastantes. Imagino que el sello que caracteriza la novela y la portada ha influido mucho. Ya sabes cómo son, basta decirles que no lo hagan, ¡y lo hacen!

¿Qué han dicho?

MP: Qué Verónica es tremenda, y que se plantean muchas dudas.

¿Cuáles son los planes?

MP: Seguir con la continuación, y probablemente formar una trilogía.

¿Para cuándo saldrá la próxima novela?

Si todo va bien a mediados de junio, o finales.

¿Algún consejo a los autores noveles?

MP: Leer mucho, analizar textos, llevar siempre libreta en mano y observar todo cuanto sucede a nuestro alrededor. Y sobre todo perseverancia. No hay nada imposible si lo deseas con todas tus fuerzas.

Gracias Marlene por esta entrevista, ha sido un placer.

Gracias a tí. Espero con ansiedad la continuación. Dejaste a Verónica en una situación bastante comprometida.

El secreto de lo prohibido de venta en Amazon España y Amazon.com