Mabel Escribano Usero, poetisa erótica

Mabel Escribano Usero, poetisa erótica

Hay libros que vienen al mundo con la bendición de madrinas o padrinos, seres que creen y defienden una determinada obra como si la hubieran parido ellos mismos. Ése es el caso de La balada de los suicidas que tuvo como hada a Montse Ordoñez: “una de las mejores novelas cubanas que he leído”, me dijo. También nació con buen aura el poemario de Mabel Escribano Usero, El primero….Desearte, libro que Merlys Corpas apoyó cediendo el derecho del uso de una de sus obras para la portada, y que en los últimos dos meses no ha parado de convencerme de la calidad literaria de la poesía de Mabel.

Finalmente esta semana, en visperas de la apertura de Book Expo America, BEA, saldrá a la luz El primero… Desearte.

Portada con una pintura de Merlys Corpas

Portada con una pintura de Merlys Corpas

Para quienes no la conozcan aquí les presento a Mabel Escribano Usero.

Leo en tu perfil de Blogger: Soy hija; nieta; bisnieta y tataranieta, de una saga de actores. Me casé, tuve dos hijos y me divorcié. Salí de un “armario” del que nadie ha sabido explicarme quien me puso, y no tengo ninguna intención de volver a entrar. Amo a las mujeres y escribo por ellas.  ¿Dime algo más que no esté en ese breve resumen?

En mi vida, al margen del amor, hay dos mujeres enormemente importantes. Mi hermana Carmen y mi hija Eva. Ambas han sido y son pilares que han evitado en más de una ocasión que me vida fuese un desastre. Han estado a mi lado en todas las circunstancias, buenas y malas, sin un reproche, eso es impagable. Las amo y las admiro.

En otro lugar leí que afirmabas “Con cuarenta años fui consciente de mi homosexualidad” ¿A  los cuarenta años? ¿Nunca antes?

Nací en una dictadura de derechas. El sexo sólo era concebido para procrear, no se hablaba ni se educaba en el, ni en los medios considerados como más liberales, como el mundo del teatro. No, entendí mi realidad a los cuarenta años, tuve reacciones con respecto a las mujeres que no comprendía, pero no fui consciente hasta que entró una mujer en mi vida. Entonces me separé de mi marido.

Mencióname un poema que tenga un significado especial para ti

Un poema de Benedetti : HOMBRE PRESO MIRA A SU HIJO

Hay unos versos que dicen:

” Uno no siempre hace lo que quiere
uno no siempre puede
pero tiene el derecho de no hacer
aquello que no quiere”

 ¿Por qué?

Porque yo entonces supe lo que NO quería hacer, seguirme engañando.

La profesora y crítica de arte Silvia Martínez Coronel ha dicho que sin duda te puedes colocar  dentro del círculo de los mejores poetas hispanos vivos ¿Y tú qué crees?

Creo que Silvia Martinez Coronel, es una buena  y seria crítica de literatura. Yo debería fiarme y me fío de su criterio, si bien entiendo que,  dentro de ese círculo, somos muchos hijos e hijas de la poesía, que incluso en estas circunstancias, goza de buena salud.

Oí en alguna parte que habías recibido recientemente un reconocimiento ¿Es cierto? ¿Cuál?

Recibí una mención del Alcalde de Miami, por mi  participación en el IV ENCUENTRO LITERARIO INTERNACIONAL “LUZ DEL CORAZON” así como el 1er premio de poesía en castellano del grupo AURA POETICA Y MUSICAL . de Barcelona

Tres poetas o poetisas favoritas

LORCA, ALEJANDRA PIZARNIK Y BENEDETTI

¿Música?

Amo la buena música en general, practicamente todos los géneros, pero suelo escuchar Jazz, Bosa Nova y Música clásica, de manera muy alternada. Siento mucha debilidad por Piazzola.

¿Cuándo empezaste a escribir poesía?

Alrededor de los siete años, antes había empezado a escribir cuentos, pero sólo para mí.

¿Cuándo dejarás de escribir poesía?

Cualquier poeta dirá que escribir es una necesidad, como respirar. Espero hacer un buen poema cuando me muera.

JUEGO

Jugamos a buscarnos,
a encontrarnos sin vernos,
mis pasos intuyen los tuyos.
Se agita el pecho esperando,
queriendo sin decirlo.
Doblas la esquina de mi sombra,
te cierro el paso con mis labios,
apresándote en un beso,
del que me haces prisionera.
Cierran tus senos,
los barrotes de mis dedos,
candados los tuyos sobre mis caderas.
Gira el faro su rubor,
calma el mar su marea,
la luna entorna los ojos,
mientras se desnuda cómplice,
la madrugada.