Una misma obra puede ser catalogada como "genial" por unos lectores y "francamente mala" por otros

Una misma obra puede ser catalogada como “genial” por unos lectores y “francamente mala” por otros

Hace unos días, mientras exploraba los nuevos títulos de Amazon, terminé en la página de la novela “El hijo del enterrador” de José Luis Romero, publicada por B de Books. Romero es autor de varios libros, entre ellos el bestseller “La comisaría del norte”. Pero lo que me llamó la atención es que la novela “El hijo del enterrador” contaba con dos reseñas contradictorias. Una de una estrella titulada “Vergonzosa edición” y firmada por Belen. La otra con cinco estrellas  del propio autor donde explicaba que se trataba de un error y que ante la imposibilidad de tener una respuesta de Amazon se veía obligado a escribir una aclaración. Amazon había publicado un file equivocado de su libro con la portada de “La leyenda de Broken”.

(Amazon España no tiene el derecho a réplica ante una reseña como existe en Amazon.com).

hijo_enterradorMe picó la curiosidad y descargué el libro para ver quién tenía la razón. Empecé a leer… seguí leyendo… continué devorando páginas y terminé el libro en unos pocos días. Prácticamente lo bebí y resulta que lo que afirma Belen no es cierto.  Luego, escribí a José Luis Romero (lo encontré en Facebook) y le pedí saber más de la historia detrás de “El hijo del enterrador”.

(Mañana publicaré la entrevista con el autor y mi opinión sobre la novela).

Las malas reseñas

Los aspirantes a escritores y los autores noveles imaginan que una vez que logran publicar el primer libro el camino a la fama y el reconocimiento será canto rodado.  La mayoría nunca ha pensado en las malas críticas. Cada autor las tendrá y a veces serán aplastantes.

Sobre la marcha se aprende a vivir con la realidad de los malos comentarios. Las reacciones suelen ser diferentes. Puedes dejar de leer las críticas. Puedes tener una persona de confianza que las procese y las haga potable haciendo un resumen y quitando los dardos venenosos.  Puedes calificar al mundo de injusto y malicioso. Puedes leerlas como si se tratara de otro autor y tratar de determinar si hay algo de cierto en ellas. (Esto último es el camino más difícil).

Dicen en Cuba que hay quien compra pescado y después le tiene miedo a los ojos. El escritor tiene que aprender a vivir con las malas críticas. Una misma obra será catalogada por algunos lectores —lectores reales, no amigos ni parientes— como magnífica, maravillosa, genial, apasionante,  trepidante, lo mejor que ha leído en muchos años, mientras que a los ojos de otros será aburrida,  horrorosa, lenta, poco creíble, folletín barato,  lectura de verano,  pretenciosa, simplona o lo peor que han leído en su vida.

Pero ¿y si es una crítica injusta o errónea?

La reseña de Belen a “El hijo del enterrador” es injusta porque se trata de un error al evaluar una obra equivocada. Error que el autor ni la editorial B de Books ha podido solucionar. Pero, pongamos otro ejemplo, el escritor Lev Raphael ha publicado veinticuatro libros que han sido traducidos a casi una docena de idiomas. Raphael  ha aparecido en dos documentales, ha ganado varios premios, impartido cientos de charlas y conferencias en tres continentes y vendió recientemente sus trabajos literarios (¡92 cajas!) a las bibliotecas de la Universidad del Estado de Michigan. Sin embargo, Lev Raphael tampoco ha estado exento de recibir una mala reseña, las tiene por lectores de Amazon y por periodistas especializados. Janet Maslin, famosa y controversial crítica literaria y cinematográfica, dio una mala reseña a la segunda novela de Raphael.  Maslin aseguraba que el libro estaba centrado en un tema y según el autor “no toque ese tema ni a distancia, lo que significa que probablemente estaba confundida con otro libro mío”.

¿Qué hacer con las reseñas?

No haga caso de las malas reseñas al igual que con los buenas y sigue escribiendo, aconseja el escritor Lev Raphael

No haga caso de las malas reseñas al igual que con los buenas y sigue escribiendo, aconseja el escritor Lev Raphael

Lev Raphael no mira a las reseñas con propósito educativo o de aprobación.

“Nosotros, los autores no debemos dejar que nuestra autoestima sea rehén de los Janet Maslins del periodismo y debemos tratar de no sobrestimar  la importancia de las reseñas o que golpeen nuestros egos. ¿En cuanto a los malos comentarios? No haga caso de ellos al igual que con los buenos y siga escribiendo”.

¿Qué harías ante una mala reseña de tu libro?