Leer

Antes de ir a una entrevista de trabajo o a una cita amorosa, lee a alguno de estos autores: Rafael R. Costa, Elena Iglesias, Manny A. Lopez, Teresa Dovalpage, Félix Luis Viera, Sindo Pacheco, Violeta Balián,  Baltasar Santiago Martín, Antonio Lagares  o Pablo Martínez Burkett. Te irá bien.

El pensamiento pragmático de los estadounidenses ha provocado en más de una ocasión acalorados debates del valor “cuantificable” de las artes y la literatura. Ahora, gracias a una reciente investigación se puede cuantificar una de las “utilidades” de la literatura.  Hace apenas unos días dos investigadores de la NEW SCHOOL FOR SOCIAL RESEARCH, Emanuele Castaño y David Comer Kidd, han publicado un artículo en la revista Science que demuestra que la lectura de ficción literaria provoca un mejor desempeño  en pruebas de medición de la empatía, la percepción social y la inteligencia emocional , habilidades  especialmente útiles cuando se quiere leer el lenguaje corporal de alguien o medir lo que podría pensar. Algo substancialmente importante en una entrevista de trabajo y determinadas situaciones sociales.

En la selección de los textos para el estudio, Kidd y Castaño se basaron en evaluaciones de expertos para definir tres tipos de escritura: la ficción literaria, la ficción popular, y la de no ficción. Las obras de ficción literarias estuvieron representados por fragmentos de finalistas del Premio Nacional del Libro, ganadores del 2012 PEN o del  Premio Henry de ficción corta. Las obras populares de ficción fueron extraídos de los más vendidos Amazon.com o de una antología de reciente ficción popular y, por último las obras de no ficción fueron seleccionados del  Smithsonian Magazine.

A través de cinco experimentos, Kidd y Castaño encontraron que los participantes que fueron asignados a leer ficción literaria se desempeñaron significativamente mejor en las pruebas  ToM, Teoría de la Mente, así se le llama al complejo de habilidades sociales de “leer la mente” para comprender otros ‘estados mentales’. (Si quieres hacer una prueba para medir tu capacidad para leer emociones pincha aquí)

El estudio muestra que no cualquier ficción es eficaz en el fomento de ToM. La literatura de ficción produjo los resultados más impactantes. Los textos literarios utilizados en los experimentos tenían muy diferente contenido, pero todos produjeron resultados igualmente altos indicadores ToM.

“El experimento Uno mostró que la lectura de la literatura de ficción, en relación a la de no ficción mejora el rendimiento en una tarea ToM. Los experimentos del Dos al Cinco mostraron que este efecto es específico para la ficción literaria “, informa el reporte.

Los investigadores opinan que la razón de este resultado es que la ficción literaria a menudo deja volar más la imaginación, animando a los lectores a hacer inferencias acerca de los personajes, y crea una relación de sensibilidad a  situaciones de complejidad emocional.

El profesor de psicología, Enmanuele Castaño, a la izquierda. El  candidato a Doctor, David Comer Kidd, a la derecha

El profesor de psicología, Enmanuele Castaño, a la izquierda. El candidato a Doctor, David Comer Kidd, a la derecha

“Vemos este estudio como un paso hacia una mejor comprensión de la interacción entre un artefacto cultural específico, la ficción literaria y los procesos afectivos y cognitivos”, afirman  Kidd y Castaño.