mercedes_gallego copia

Cuando en una reciente conferencia, María del Pilar Vélez, presidenta de la Asociación Internacional de Arte y Cultura Hispana, AIPEH en Miami, que además de poetisa es una renombrada especialista en marketing y promoción, expuso la necesidad de construirse una “marca” como escritor, más de uno de los presentes se revolvió en su asiento.

Pero la necesidad de que el autor se autopromocione no es algo reciente. El más venerado de los novelistas franceses, Honoré de Balzac, en  LAS ILUSIONES PERDIDAS reconoce: “Para los artistas, el gran problema a resolver es cómo conseguir ser conocido, como llamar la atención”.  Otro maestro, Stendhal, menciona en su autobiografía, RECUERDOS DEL EGOTISMO: “el gran éxito no es posible sin un cierto grado de cinismo,  incluso cercano a la charlatanería”.

heminway_ballantines

El autor y periodista australiano Tony Perrottet menciona varios ejemplos de autopromoción en el siglo XX: Hemingway pulió su imagen con sesiones de fotos de safaris, excursiones de pesca y zonas de guerra. Además posó para anuncios de cerveza,  la línea aérea Pan Am, y las plumas Parker, tal como hoy lo puede hacer la cantante Jennifer Lopez o el jugador LeBron James. La desaliñada Virginia Woolf y el mítico Vladimir Nabokov también hicieron sesiones de fotos para anuncios.

Pero la autopromoción va más atrás del invento de la fotografía. En el año 440 aC, el autor Herodoto pagó por su propia gira de promoción en todo el Egeo. Su gran oportunidad llegó con los Juegos Olímpicos, cuando se puso de pie en el templo de Zeus y declamó sus “historias”.

Siguen los ejemplos a lo largo de la historia, así que la auto-promoción no es una tendencia reciente de autores autopublicados.

sthepen_king

jo_nesbo

george_rr_martin

isabel_allende

Isabel Allende no mantiene una unidad en color y ubicacón en las portadas de su “marca”. Esta libertad la toman autores que se mueven en distintos géneros.

LA MARCA MERCEDES GALLEGO

antiguo_asesino

Antigua portada de “El asesino del ajedrez”.

Mercedes Gallego es una gran novelista. Ha creado personajes inolvidables en el género de la literatura negra. ¿Qué pasa con los libros de Mercedes? El diseño de las portadas no estaba a la altura de sus escritos.  Pero había que hacer algo más que cambiar una portada: Mercedes tenía que construir su “marca” como autora.

¿Por qué construir una marca es importante para el autor?  Porque reaccionamos por percepciones. Los anuncios de Coca-Cola son tan fuertes que cuando mostraron  un papel de color rojo (Coke Red, Pantone 484) a personas de diferentes edades y nacionalidades, y le preguntaron a qué asociaban ese color, el 97% respondió “Coca-Cola”.

marca_mercedes_gallego

Estudios de “fonts” para la marca “Mercedes Gallego”.

El autor debe aspirar a tener una identidad de marca, que con un golpe de vista se le reconozca y se diferencie de la muchedumbre de autores que hay en Amazon o en una librería. Una marca de autor ayuda a que cualquiera que vea tu web o blog  sepa antes de leer la primera línea que se trata de  ti,  que vean un libro y antes de leer el título sepan que es un libro tuyo, que reciban un mensaje y sepan que tú lo enviaste. La identidad de marca se construye con varios elementos: colores, tipos de letras (fonts-fuentes), logos, imágenes, disposición de los elementos, etc. El autor debe contar una historia coherente. El objetivo es ser reconocido al instante.

Para un autor que se mueve en distintos géneros como Blanca Miosi, José Luis Palma o Maribel Pont es algo más difícil crear una “marca”. Para aquellos que escriben en un género específico como Esteban Navarro, Fernando Trujillo Sanz, Mercedes Gallego o Judith Priay debería ser una prioridad.