twitter

Tengo una confesión que hacer: no me gusta Twitter.  Me gusta leer y leer y… leer. Luego me gustan otras cosas, pero mi mayor divertimento es leer por lo que percibo a Twitter como una distracción que me resta tiempo de lectura.

Cuando Twitter nació en el 2006 me pareció tonto. Para mí era similar a poner un mensaje en una botella y tirarla a al mar, algo romántico pero poco útil. Estaba totalmente equivocada.  Cuando en el año 2013 un Tweet anunció el tsunami en Filipinas antes que CNN o cuando los disidentes cubanos tweetearon  golpizas y encarcelamientos cambié de opinión. No me pareció nada tonto.

Todavía más del 40% de los tweets es parloteo insustancial. Pero Twitter es reconocido como la red social de mayor efectividad para la promoción. Es la opinión de expertos y también la de muchos autores independientes. Según la propia experiencia de varios escritores como Blanca Miosi, Iván Hernández y Armando Rodera es la red que hizo la diferencia en la promoción de sus libros.

Tenía una cuenta personal de Twitter abandonada  desde el 2012 con algo más de 200 seguidores y decidí hacer un experimento: una campaña de 11 días en Twitter.

El 22 de enero empecé una campaña en Twitter respondiendo a Guy Kawasawi que me gustaría para mi última cena: Julia Child (sopa francesa de cebolla) y Cleopatra (higos). Desde el 17 de diciembre del 2012 no "twiteaba".

El 22 de enero empecé una campaña en Twitter. Mi primer Tweet fue una respuesta a Guy Kawasawi acerca de lo que me gustaría para mi última cena: Julia Child (sopa francesa de cebolla) y Cleopatra (higos). Desde el 17 de diciembre del 2012 no “twiteaba”.

¿El resultado? En 11 días llegué a algo más de  3000 seguidores. Bueno pero ¿y qué?, ¿para qué sirven esos seguidores?, ¿para inflar tu vanidad? No.

El 2 de febrero 2014. Final de la campaña de 11 días.

El 2 de febrero 2014. Final de la campaña de 11 días.

Un twitter tiene una vida de menos de un minuto: el tiempo que lo escribes y lo lanzas a las nubes. Pero cada Tweet tiene la posibilidad de renacer en cada nuevo retweet y puede llegar a vivir varios días. Eso ocurrió con varios tweets durante esta campaña y el resultado fue que en 11 días se descargaron más de 200 libros Bestseller 2.0. Historias de éxito en Amazon y también vendí por primera vez en una tienda personal que tengo en Amazon, 22 ejemplares impresos de la novela La isla de los pregones. (Había abierto esa tienda hace algo más de un año y estaba muerta de risa y de polvo virtual).

¿Cómo obtuve esos resultados? Lo explicaré el próximo viernes. Me voy hoy a un seminario de redes sociales que ofrece la compañía Digitalnext en Boca Raton; solo quiero adelantar que me he reconciliado con Twitter.  Si Internet fuera el museo del Louvre, Twitter sería el equivalente a visitar las zonas del sótano prohibidas al público. En Facebook y otras redes sólo compartes el 5% de los temas que resultan de tu interés, en Twitter descubres contenidos valiosísimos, consejos prácticos y noticias de última hora. Y lo mejor de todo, al final también he leído. En estos 11 días leí artículos acerca de libros, redes sociales, marketing, animales en peligros de extinción y nuevas tecnologías.

¡Ah! Si quieres seguirme @moleonbooks es mi cuenta en Twitter. Nos vemos el viernes.

EJEMPLOS DE TWEETS DE LARGA VIDA

"Four more years" uno de los tweets de mayor duración hasta ahora. Más de 810 000 retweets

“Four more years” uno de los tweets de mayor duración hasta ahora. Más de 810 000 retweets

Otro Tweet popular

Otro Tweet popular

s