book_trailer

Esta mañana recibí un tweet con el enlace de un book-trailer y la petición de que leyera un libro. Vi el book-trailer —cuatro minutos y medio— . El video es una colección de elogiosos comentarios de lectores: “Gran libro”. “Me ha gustado muchísimo”. “Me ha encantado”. “Una historia increíble”. “Hay libros que te cambian la vida”. “Enhorabuena”. “Excitante”. Etcétera… Etcétera… Pero terminé sin saber de qué trataba el libro. ¿Cómo voy entonces a leer un libro sin saber algo más?

Suele existir un prejuicio hacia los videos de libros porque un trailer, en cierto modo, viola la esencia misma de la lectura. Desde una edad muy temprana aprendemos que la lectura estimula la imaginación y una imagen visual de un libro puede estropear ese encanto. Sin embargo, vivimos en un mundo donde la información es trasmitida cada vez de manera más breve y las personas se ven inundadas —y a veces abrumadas— por los medios de comunicación.

El propósito de un book-trailer, en última instancia, es llamar la atención a potenciales lectores. Así que si tiene éxito, se podría argumentar que es un medio válido para popularizar la lectura. Si la gente reacciona ante imágenes y se despierta su curiosidad ante un libro ¿por qué no usar el book-trailer?

Pero los book-trailers son todavía relativamente nuevos. Un parte de ellos se han hecho con notoria baja calidad de producción: gráficos baratos, imágenes fijas sin movimiento, letras poco legibles, música cursi. En esos casos tal vez hagan más daño que beneficio.

¿Cómo debe ser un buen book-trailer?

  1. Ante todo debe despertar la curiosidad. Debe dar elementos de la historia sin contarla. Lograr que el lector tenga idea que tipo de libro es. ¿Romance? ¿Thriller? ¿Histórico?
  2. Imágenes adecuadas. No es necesario hacer una superproducción con actores. Se pueden usar imágenes fijas, pero que se correspondan con lo que se está contando. (Ver La isla de los amores infinitos, 2008, uno de los primeros book-trailer para un libro en español).
  3. Textos breves. ¡No es un libro! ¡Es otro lenguaje artístico! En un video, el texto es un complemento de la imagen.
  4. Duración. ¿Has visto todo lo que se puede contar en un spot comercial de televisión en 30 segundos? De un minuto y medio a dos minutos y medio es el tiempo ideal. Te pasas de tres minutos y es posible que aburras.

LA ISLA DE LOS AMORES INFINITOS

Este trailer, producción de 3MINDWARE Inc, es uno de los primeros videos de libros en español (2008). Fue realizado con bajo presupuesto, pero tiene una calidad indiscutible. Las imágenes reflejan la mezcla de fantasía, historia y literatura gótica del libro. Los textos ofrecen elementos de la historia sin descubrir la trama —uno de los retos más difíciles al escribir un guión—. La única crítica es el excesivo tiempo de la presentación de los productores. Siete segundos antes de que asome la primera letra de Grijalbo. ¡30 segundos antes que aparezca de qué trata!

El secreto de lo prohibido

El secreto de lo prohibido, book- trailer de la novela erótica de Maribel Pont, producido por la compañía ENSOFT es un buen ejemplo de un book-trailer de baja producción. Aquí el productor tiene el reto de mostrar el erotismo sin que las imágenes sean demasiado explicitas.

Apremiante deseo de manantial

Otra producción de Ernesto Valdes de ENSOFT para una colección de poemas de Elena Iglesias. En este caso el video llega a los cuatro minutos, pero se trata de cuatro libros de poemas recopilados bajo un mismo título, así que tocaría a un minuto por libro. La gran virtud de este video es la animación de las ilustraciones del libro.

Llevarás luto por Franco

Producido por Ernesto G. de iSawFinger Productions Llevarás luto por Franco son nueve relatos de la escritora Teresa Dovalpage. El ritmo de la música y las frases seleccionadas logran que sientas el tono y el sabor de cada historia y la soltura que raya en el desparpajo de la escritora, como por ejemplo en Miénteme una eternidad : “La acción terminó en media hora. Ella fingió mal un orgasmo y él se corrió pensando en una modelito de Playboy” o Sobre una tumba una rumba: “Yo no quiero estirar la pata y que, por falta de un papel, me echen a una tumba cualquiera, con muertos que una ni conoce”.

Una de las virtudes de Ernesto G. es la coordinación entre la música y la temática de la historia. Véanlo en este video de La Regenta.

Estos dos últimos videos que aparecen a continuación, ganaron el concurso que lanzó Random House y The Bookseller en el 2010. Son dos estilos diferentes. Uno es una gran producción y el otro usa la creatividad. Para mi gusto The Snowman me recuerda demasiado al trailer de un filme.

The Snowman

BLACKBIRDS

Este trailer, del cineasta Alan Stewart , reproduce la experiencia mágica de abrir un libro y de inmediato sentirse conectado con la voz de un autor. No hay sinopsis, no hay historia, no tiene definido el protagonista. Sólo dos minutos y medio de texto recitado por un hombre de voz áspera en sus cincuenta o sesenta años. Las palabras aparecen en ángulos para acentuar la cadencia de la escritura, y al mismo tiempo cautivar a un público que de otro modo se podría aburrir del texto en la pantalla. Este podría ser el book-trailer ideal porque es “lo que ves es lo que obtienes”. Si te gusta lo que has visto (o mejor dicho, leído), entonces probablemente, pensarás que vale la pena leer el libro.

EL RUMOR DE LOS MUERTOS

Por último, un book trailer de la novela de Enrique Laso: El rumor de los muertos, producido por Recamara Producciones para la Editorial Espasa, es un buen ejemplo de un video de mediano presupuesto, que sin llegar a ser una superproducción al estilo de The Snowman logra el mismo resultado: la curiosidad por leer el libro.

De todas formas es bueno recordar que un libro es un producto y, sin que quepa la menor duda, la primera inversión que debe hacerse es una buena edición, la segunda una excelente portada y, en todo caso, la tercera puede ser un book-trailer.