Juan González Mesa, un prolífico escritor que se mueve en el genero fantástico y aventuras, es el primer autor que colabora en La Biblia de los Caídos

Juan González Mesa, un prolífico escritor que se mueve en el genero fantástico y de aventuras, es el primer autor que colabora en La Biblia de los Caídos

Hace tres años Fernando Trujillo Sanz comentó en este blog la intención de invitar a otros autores a escribir sobre un mundo imaginario que él y su hermano habían creado: La Biblia de los Caídos.  A inicios del 2015, Juan González Mesa publicó Del testamento de Jon,  la primera colaboración a ese universo de ángeles despiadados, vampiros, magos y asesinos.

Juan González Mesa es un autor gaditano, ganador de varios premios en cuentos y relatos.  Nominado en varias ocasiones a los premios Ignotus. Es un autor hibrido —ha publicado con editoriales  y de manera independiente—, y también un escritor que ha participado en proyectos de experimentación literaria.

Has estado vinculado a algunos proyectos novedosos en experimentación literaria, Tiempo de héroes por mencionar uno. ¿Qué diferencia hay entre participar en Tiempo de Héroes y La Biblia de los Caídos?

Pues en Tiempo de Héroes yo era el coordinador de la trama principal, además de uno de los autores. Es decir, yo era el que decía lo que valía y lo que no valía. En La Biblia de los caídos sucede al contrario,  Fernando Trujillo y su equipo me guían y limitan, marcan las líneas rojas. Para los compañeros de Tiempo de Héroes tuvo que ser más difícil dejarse coordinar por mí, ya que mi carácter es de perros en ocasiones y porque ese proyecto no tenía, en principio, ninguna perspectiva económica, aunque luego nos haya publicado Editorial Norma.

Padecías en tu infancia de terrores nocturnos ¿A qué temías?

El terror nocturno no es miedo a algo concreto, aunque se desata por la noche. Tú no esperas lo que va a venir,  no tienes fijación por algo. Simplemente, la unión que hay entre la realidad y el sueño comienza a difuminarse y lo improbable se hace inmediato, e, incluso, llegas a padecer alucinaciones.

Y hoy ¿a qué temes?

Con respecto al terror nocturno, poco a poco me fui haciendo señor de estas alucinaciones y desarrollé ciertas habilidades mentales para combatirlas en su terreno, hasta el punto de ser experiencias vitales que deseaba me ocurrieran. Mejor que cualquier videojuego. Actualmente soy padre y lo único a lo que tengo miedo es a que mi hija sufra. Por lo demás, no hay demasiadas cosas que me alteren el pulso, la verdad.

¿Cómo se han reflejado esos temores en tu literatura?

A través de mi relación con los monstruos de mi infancia, yo no concibo la literatura sobrenatural como literatura de terror, solo como un instrumento para causar miedo en el lector a través de cualquier truco o escena enfermiza que a uno se le pueda ocurrir en que, finalmente, los personajes no son más que dianas de dardos. En mi caso, la prioridad es la historia de los personajes, y en mis historias salen seres sobrenaturales, y algunos dan miedo, pero no los fabrico para que den miedo. Cada uno tiene su razón de ser y su currículum. Si luego resulta que mi relato da miedo, es que es de terror (como podría serlo contar el asedio a una ciudad). Y si me sale épico, pues será que es épica. Y si la trama se basa en cómo uno se enfrenta a los eventos sobrenaturales, será que es una historia de progresión personal o alguna gafapastada de ese tipo. Pero supongo que lo más importante es que lo que en principio era una enfermedad que me hizo padecer mucho durante muchos años, ahora es mi casa, y me siento cómodo en ella.

Gabinete 6.  Libro 1 El puente de los suicidas, el primero de la serie está gratis en Amazon

Gabinete 6. Libro 1 El puente de los suicidas, el primero de la serie está gratis en Amazon

Has escrito la saga Gabinete 6 (Libro1. El puente de los suicidas y Libro 2. Asesinos sobrenaturales). ¿Por qué “Gabinete 6”?

Hay varios de estos gabinetes, que no son otra cosa que sociedades secretas dedicadas al estudio de lo sobrenatural. El de Madrid fue fundado en 1906, de ahí el nombre de Gabinete 6. La organización que los controla y lidera es el Despacho 9. Me parece que son nombres que, viniendo de lo burocrático, resultan efectivos tanto si imaginas a sus miembros como amigos o como enemigos.

¿Continuarás con la saga?

Por supuesto. Y será larga.

¿Cuándo estás escribiendo piensas en qué tipo de lector estará interesado en leer tu obra?

Generalmente pienso en mí mismo, aunque reconozco que cuando he escrito El testamento de Jon me he adaptado al perfil general de los lectores de los libros de Fernando Trujillo, que buscan mucha trama de suspense, poca descripción y personajes con carisma. Hay mucha técnica narrativa en un libro de Fernando y en El testamento de Jon.

Naciste en Cádiz. ¿Dónde vives ahora y cómo conociste a Fernando Trujillo Sanz?

Pues vivo en San Fernando, Cádiz. A Fernando lo conocí a través de las redes sociales. Hice un grupo de Facebook para que los que nos dedicamos a escribir pudiéramos charlar de nuestras cosas en un entorno tranquilito. Creo que fue mi socio Daniel Estorach quien invitó a Fernando, que siempre está dispuesto a contribuir con su experiencia en la edición digital. Luego me pidió consejo para un guion, yo le pedí ayuda para maquetar una novela, se vino a la presentación de Tiempo de Héroes en Madrid, donde nos echó el cable Álex de la Iglesia… y así. La verdad, siempre hemos estado de acuerdo en gran cantidad de puntos de vista sobre este negocio. He aprendido muchas cosas hablando con él. Es una de las personas más sensatas que conozco.

Del Testamento de Jon se ha convertido en un best seller en Amazon en las categorías de fantasía y suspenso

Del Testamento de Jon se ha convertido en un best seller en Amazon en las categorías de fantasía y suspenso

¿Cómo ha sido trabajar con Fernando? ¿Qué limitaciones tuviste? Creo recordar que una de las reglas es que no podías “matar” a ningún personaje que no fuera tuyo. ¿Había alguna otra restricción?

Hay muchas restricciones. Solo tienes que imaginar que te permiten hacer un capítulo de una serie de TV que conozcas, pero que lo que suceda no pueda afectar en nada al guión principal de la serie. Y, claro, también debes tener en cuenta, si la serie es True Detective, que no escribes para el público de Buffy Cazavampiros. Trabajar con ellos ha sido un proceso suave, al menos para mí. Para ellos creo que no tanto, porque les rompí un poco los esquemas de planificación de tiempo proponiendo cosas, mandándoles correcciones el mismo día que me las planteaban, etc.

"He trabajado en muchas ocasiones con premisas impuestas y, curiosamente, cuantas más correcciones hay que hacer en un texto, mejor texto sale al final".

“He trabajado en muchas ocasiones con premisas impuestas y, curiosamente, cuantas más correcciones hay que hacer en un texto, mejor texto sale al final”.

¿Hubo algún momento de tensión o desacuerdo?

Dentro de mí cabeza, sí, pero no por culpa de ellos, sino por culpa del ego que a veces tenemos los autores. Es decir, cuando mandas algo que crees que es la hostia y te dicen, por mucha educación que se gaste, que mejor esto no, que lo otro molaría más de otro modo, es más o menos como si dicen que tu hijo es un poco bajito para el baloncesto. Afortunadamente, he trabajado en muchas ocasiones con premisas impuestas y, curiosamente, cuantas más correcciones hay que hacer en un texto, mejor texto sale al final. A eso se le llama trabajar y no estaría mal que algunos escritores se lo aplicaran de vez en cuando.

¿Volverás a hacerlo?

Sí.

De ti han dicho “Juan González Mesa es un escritor que dará mucho que hablar en el futuro” ¿Qué crees que dirán de ti?

Algunos dirán que tengo una imaginación fuera de tabla, otros dirán que debería estar escribiendo cosas serias, otros que manejo un estilo que sabe tocar teclas en lugares que uno no sabía que tenía dentro, o que mis sinopsis no les importan un carajo. No lo sé.

Hay pronósticos de hecatombe en el mundo editorial. Se culpa a los libros electrónicos, a Amazon, a que 35% de los españoles no lee y  a las once mil vírgenes. ¿Qué piensas del futuro del escritor?

Muchas veces hablamos del mundo editorial, pero nos referimos a las editoriales convencionales, que son aquellas que no están sabiendo entender los cambios de lo digital ni implementarlos. Si las editoriales convencionales desaparecen, los escritores publicarán de otro modo lo que escriben. A Fernando Trujillo, como escritor, no le hacen falta para absolutamente nada, por poner un ejemplo. El futuro del mundo editorial, si los otros no se espabilan, pasa por iniciativa como La Biblia de los Caídos, Gabinete 6 o Tiempo de Héroes.

Muchas gracias Juan y éxitos con tus proyectos.