cartas_extrana

TÍTULO: CARTAS A UNA EXTRAÑA

Número de páginas: 349

Género:   Suspense / Romance contemporáneo

Sinopsis:

Berta regresa a la casa familiar, donde nunca deseó volver, para hacerse cargo de la herencia de su madre, una mujer oscura y controladora que convirtió su infancia en un infierno. Asediada por los recuerdos, decide liberarse de los fantasmas del pasado desenredando la madeja de engaños de doña Alberta y su primogénita y devolviendo la libertad a su última víctima, cuyas cartas sin abrir, ocultas en el desván hasta que da con ellas, le llegan al corazón. Pero hay quienes no se alegran de la decisión de Berta y pronto se ve inmersa en un camino de trampas que puede hacer peligrar su vida.

¿Hay algo más que puedes decir sin estropear la trama?

Pues que creo que Berta es un personaje muy interesante porque a pesar de llevar en la mochila un pasado familiar muy oscuro y carente de afecto, consigue reunir el valor suficiente para tomar dos decisiones importantes en su vida: una a los diecinueve años, cuando se marcha a Londres sin nada, completamente hundida y sin ninguna preparación, y otra a los treinta y cuatro, después de regresar a lo que ella llama el hogar de los horrores, y es justamente ese reencuentro con su pasado después de quince años y el descubrimiento de unas cartas sin abrir, lo que se cuenta en Cartas a una extraña en tan solo tres semanas. Cada capítulo es un día, menos el último, que es una tarde donde se condensa gran parte del desenlace.

¿Quién es el protagonista de la historia?

Sin lugar a dudas, la protagonista es Berta, una mujer de mediana edad, que se ha hecho a sí misma lejos de su país. Llegó a Londres para trabajar fregando platos en un restaurante y en unos años se convirtió en empresaria. Pensaba que lo había conseguido todo, estaba orgullosa de sí misma; pero tenía una asignatura pendiente que deberá resolver en CARTAS A UNA EXTRAÑA.

¿Existe algún antagonista?

Sí, en la novela existe, y es su propia madre. En la vida real el antagonista sería cualquier persona a la que todo se lo han dado hecho.

Has escrito novela histórica, juvenil y romance ¿por qué esta incursión en el género suspenso?

Ya había escrito una historia de suspense, El fotógrafo de paisajes fue una novela de intriga que escribí hace cuatro años catalogada así por Planeta de Libros, lo que me sorprendió mucho. La verdad es que cada vez me gusta más este género, aunque confieso que ninguna de estas dos historias las he escrito pensando en qué categoría podrían encajar. No creo mucho en los géneros, la mayoría de las novelas podrían ser de al menos tres a la vez.

Dicen algunos lectores que te has superado a ti misma con esta nueva novela ¿te parece?

Pues qué me va a parecer, imagínate… Qué ojalá lleven razón, porque eso es lo que intento, avanzar. Trabajo muchísimas horas al día, me hace ilusión pensar que los lectores lo aprecian.

La primera ronda de selección del concurso para definir a los cinco finalistas es “la viabilidad comercial”  ¿Cuán comercial consideras que es esta obra?

A esa pregunta sí que no puedo contestarte con el mínimo rigor. Puedo decirte que el número de lectores que pueda abarcar una historia está muy ligado a la capacidad que el escritor tenga de conectar con el lector de a pie: personas que se emocionan, que luchan, se enamoran, fracasan, se superan… A simple vista, lo normal; pero claro, el autor debe contarlo de una forma excepcional y hacer que quien lo lee se sienta identificado y partícipe. Para esto el libro debe encerrar un lenguaje comprensible para el nivel medio y unos personajes que puedan encontrarse en la vida real de la mayoría de los lectores, además de aportar singularidades que los distingan de los millones que hay encerrados en las páginas escritas.

Por ejemplo, hay novelas extraordinarias, de gran excelencia, elegancia y profundidad, como pudieran ser El juego de los abalorios o La montaña mágica, su calidad está fuera de toda duda; pero exigen del lector un esfuerzo y un nivel intelectual menos común que otras más comerciales. Eso sí, cada vez que una obra maestra de este calibre es reconocida y queda reflejada en la historia, la literatura universal gana calidad.

¿Escribiste pensando en el concurso?

No, de ninguna manera. Es más, cuando la estaba terminando pensaba en un par de editoriales, que finalmente no me ofrecieron lo esperado. Fue entonces cuando decidí autoeditarla en Amazon. Bueno, si la iba a subir a esta gran plataforma americana, ¿qué más me daba a mí que entrara en el concurso?

¿Cuándo decidiste presentarla al concurso?

Cuando me di cuenta que la mejor opción para mí sigue siendo autopublicar. A veces pienso que lo de ser indie lo llevo en los genes.

¿Qué beneficios ves en presentar esta obra a este concurso?

Está claro, la posibilidad de ser más visible, llegar a finalista y quién sabe si ganar. Independientemente de lo que ocurra cuando pasen estos dos meses de prueba, para mí concursar ya ha sido muy importante, ahora tengo más lectores.

¿Habría alguna regla que modificarías o alguna regulación que eliminarías?

No sabría decirte… El concurso está planteado de una forma clara, los que participamos somos conscientes de su visión comercial, si buscamos criterios diferentes, debemos presentarnos a otros.

¿Tienes algún grupo de  lectores seguidores de  tu obra?

Sí, tengo un grupo de lectores que me sigue con una fidelidad perruna, es algo increíble, están a mi lado desde que leyeran mi primer libro. No son muchos, pero tienen una fuerza arrolladora. A ellos les debo gran parte de lo conseguido, lo tengo muy claro. Desde aquí les doy las gracias una vez más.

¿Qué piensas hacer para promocionar la obra?

Bueno, ya lo estoy haciendo. En esta ocasión he intentado tener una visión de Marketing más profesional y abierta. Creo que ceñirse a Facebook y Twitter es un error que están cometiendo muchos escritores. Estás páginas son importantes para la promoción, qué duda cabe, pero al tiempo de utilizarlas se convierten en rutina, es necesario dosificar las publicaciones y que sean lo más atractivas posibles: buenos textos y sugerentes imágenes, a ser posible siempre distintas, no olvidemos que al final día tras día nos dirigimos a los mismos seguidores, que damos vueltas en el patio de siempre. Pero hay vida más allá de estas redes tan populares, también está Google +, Linkedin, Instagram… y, muy importante, páginas de periódicos o webs con espacios culturales o dedicadas a la literatura. Para llegar a ellas hay que preparar una buena nota de prensa, atrayente y precisa; en definitiva, hay que ponérselo fácil. Y no nos olvidemos de los blogs literarios, pueden ser un gran apoyo. Para resumir, una buena promoción requiere trabajo, inteligencia, inversión económica y perseverancia. Esto último es muy importante, la promoción funciona mejor cuánto más trabajo detrás hay: una web cuidada, un buen blog, páginas con contenidos bien dirigidos… Como ves, son muchas cosas. Este es un tema que daría para mucho.

¿En qué pueden ayudar los lectores de este blog?

Esta es la pregunta que más fácil respuesta tiene de todas. Son lectores, y lo son porque no entienden el ocio sin un libro. Bien, pues que sigan leyendo, que hablen de sus lecturas y compartan sus impresiones con toda honestidad, sin dejarse llevar por las modas o las opiniones de otros. Eso es todo, que lean y hablen de lo leído; que mantengan viva la literatura.

Antes de despedirme déjame dar las gracias a todos los que como tú regaláis parte de vuestro tiempo y medios a las obras y autores menos conocidos que luchamos sin ayuda editorial. Y gracias también a todos los que han llegado a esta última línea.

Gracias a tí  Mercedes y suerte en el concurso. Prometo leer CARTAS A UNA EXTRAÑA en cuanto termine lo que estoy leyendo. Sabes que cuentas con una fan de tus novelas a este lado del Atlántico. Y para los lectores del blog dejo el enlace universal:  http://relinks.me/B010ZHTJXG. Ya saben: leer y comentar en Amazon.